Y llegamos ya al final del concurso, con la proyección de la última película que forma parte de la Sección Oficial. Se trata de la última cinta firmada por Laurent Cantet, autor de cintas conocidas y premiadas en numerosos certámenes, como Recursos humanos, El empleo del tiempo, Hacia el sur o La clase, entre otras. En este caso se trata de El taller de escritura.
Es verano en un pequeño pueblo al sur de Francia, La Ciotat, en el que una famosa novelista dirige un taller de escritura para jóvenes desfavorecidos. En él, en conjunto, tratarán de escribir una novela policíaca. En el proceso se centran en la anterior sector industrial del pueblo, en la nostalgia por un pasado que se fue. Esto no preocupa a Antoine, joven rebelde que se muestra más preocupado por los temores de la sociedad actual, con la inmigración y el terrorismo como punto principal, lo que le hará chocar con las ideas de los demás compañeros.
El taller de escritura
Aunque Cantet plantea temas interesantes, aunque en un principio parece querer indagar en las heridas que dejó el tiempo, y en cómo se ve el presente afectado por ellas, a medida que pasan los minutos se centra más en las rencillas entre los adolescentes, y no profundiza en ellas.
Clara heredera de La clase, la película quiere evolucionar al thriller, pero lo hace tarde y mal. Además, es una historia que hemos visto más veces y que no ofrece nada nuevo.

Durante la mañana, dentro de la sección Resistencias, también vimos La Transacción: Un recorrido audiovisual por la Transición, en el que Kikol Grau, con su habitual estilo de recolector de imágenes, ofrece una nueva visión sobre la etapa que cambió nuestro país, una etapa en teoría modélica, pero que vista de cerca quizás no fuera así.
Entre sus dispares imágenes, fragmentos de películas de Jordá, del cine quinqui, el destape, programas de televisión como La clave o La bola de cristal. Muy interesante propuesta, imprescindible para los estudiantes de hoy.

Un acercamiento al palmarés
Este año no parece haber una clara favorita, ya que, aunque el nivel de la selección no ha sido bajo, no hemos visto la gran película que hiciese decantar la balanza hacia su lado, por lo que este año se prevé que sea un palmarés repartido. No obstante, sí que hay algunos nombres que tienen más posibilidades que otro.
Para las estatuillas que premian a las películas (Giraldillos de Oro, Plata y Premio Especial del Jurado), la ‘lógica’ parece indicar que se los podrían repartir entre A fábrica de nada, Les gardiennes, Western o Zama. Quizás pueda entrar alguna otra, aunque las posibilidades son más bajas.
Zama3
En el apartado interpretativo, está quizás el premio más claro del año, el de mejor actriz, que debería ser para Jeanne Balibar, por su inmenso trabajo en Barbara. Más dudas hay en el apartado masculino: puede que Josh O’Coonor (Tierra de Dios), António Mortágua (Ramiro) o incluso Pio Amato (A ciambra), podrían llevarse el premio.
Otras películas que podían ser reconocidas (en los apartados de mejor guión, mejor dirección, mejor fotografía, o alguna mención especial) podrían ser Cuori puri, El mar nos mira de lejos o Tierra firme.
Mañana sábado, a partir de las doce y a través de twitter podréis saber cómo quedan los premios finalmente.

Anuncios